¿Hotel o posada?

Cuando vamos a viajar lo primero que debemos tener en cuenta, y en lo que se suele poner mucho pensamiento, es el destino. Aunque para muchos es algo obvio porque siempre van al mismo lugar, hay otros que prefieren no repetir y van en busca de aventuras en lugares distintos cada vez. La siguiente pregunta que hay que responder y que sorprendentemente muchos tienen prefijadas en sus cabezas es si van a quedarse en un hotel o posada.

Muchos viajeros directamente saltan esta pregunta, pues simplemente no se han detenido a considerar las opciones que tienen a su disposición, crecieron en una familia donde se quedaban en hoteles o en posadas y su pensamiento va directo a la opción que le enseñaron sin pensar en la experiencia que desea tener y el corazón de todo viaje es obtener experiencias nuevas y agradables.

Para poder escoger entre uno y otro primero debemos saber que es lo que quiere el viajero. Si desea que la estadía como tal sea algo impersonal y sencillo, pues el hotel es la mejor opción, si por otro lado prefiere algo con más contacto y calidez, la posada es la respuesta.

Un hotel brinda un experiencia limpia y eficiente, con habitaciones que tienen una cierta sensación “genérica”, donde el huésped solo “existe” dentro de su habitación y en áreas comunes como el comedor o piscina. Una posada es una experiencia más personal puesto que la mayoría son un pequeño negocio corrido por una familia donde la interacción con el huésped es continua y siempre varía la experiencia.

Una vez sepas cual tipo de estadía te apetece más en este viaje, podrás escoger la mejor opción en su tipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *